BOLETINES

 

Notas del Párroco

Domingo Noviembre 22, 2020

Queridos hermanos y hermanas en Cristo: ¡La paz sea con ustedes!

Mientras seguimos viviendo durante la pandemia, nuestra parroquia ha trabajado muy duro para ayudar a mantener a nuestros feligreses espiritualmente nutridos. Junto con el padre Joseph Thai, agradecemos a Dios por todas las bendiciones que otorgó a nuestra parroquia, y también queremos expresar nuestro profundo agradecimiento a todos ustedes por su amor y apoyo este año. En este boletín especial, les entrego nuestro Informe Financiero Anual de la Parroquia del período del 1 de junio de 2019 al 30 de junio de 2020. En este informe encontrará nuestros gastos totales, incluidos los costos de mantenimiento, y los fondos especiales reservados para el nuevo edificio de Juan Pablo II y el gran Santuario de Nuestra Señora de La Vang. Les pido a todos que continúen brindando un apoyo más generoso en nuestras colectas semanales y colectas especiales para nuestro nuevo edificio. El próximo jueves 26 de noviembre es el Día de Acción de Gracias, y los invito a todos a nuestra Misa del Día de Acción de Gracias a las 9 am. Nuevamente, estamos agradecidos con todos ustedes y ¡tengan un Feliz Día de Acción de Gracias!

Hoy celebramos la fiesta de Cristo Rey. Fue el Papa Pío XI quien trajo la Fiesta de Cristo Rey a la liturgia en 1925 para traer a Cristo, su gobierno y los valores cristianos de regreso a la vida de los cristianos, a la sociedad y a la política. La Fiesta también fue un recordatorio para los gobiernos totalitarios de Mussolini, Hitler y Stalin de que Jesucristo es el único Rey Soberano. Aunque los emperadores y reyes ahora existen principalmente en los libros de historia, todavía honramos a Cristo como el Rey del Universo al entronizarlo en nuestros corazones y permitirle que tome el control de nuestras vidas. Esta fiesta nos desafía a ver a Cristo Rey en todos, especialmente aquellos a quienes nuestra sociedad considera los menos importantes, y a tratar a cada persona con amor, misericordia y compasión como lo hizo Jesús. La primera lectura de Ezequiel presenta a Dios como un Pastor recordándonos la afirmación de Cristo de que él es el buen pastor-rey, que guía, alimenta y protege a sus ovejas. En la segunda lectura, San Pablo presenta a Cristo como el gobernante-rey todopoderoso que resucita a los muertos y ante el cual toda forma de poder y autoridad debe finalmente ceder. El evangelio de hoy describe a Cristo el Rey que viene en su gloria celestial para juzgarnos, basado en cómo hemos compartido nuestro amor y bendiciones con otros a través de genuinos actos de caridad en nuestras vidas. Jesús está presente para nosotros ahora, no solo como nuestro buen pastor que guía, alimenta y sana a sus ovejas, sino también como morando en aquellos a quienes cuidamos. En la parábola de la separación de las ovejas de las cabras en el Juicio Final, cada persona a quien nos entregamos, "ya sea hambriento, sediento o forastero, desnudo, enfermo o en la cárcel", se nos revela como habiendo sido el Jesús resucitado. Nuestra recompensa o castigo depende de cómo hayamos reconocido y tratado a este Jesús resucitado en los necesitados.

Necesitamos reconocer y apreciar la presencia de Cristo dentro de nosotros y entregar nuestras vidas al gobierno de Cristo: Dado que Cristo, nuestro Rey, vive en nuestros corazones con el Espíritu Santo y con Su Padre Celestial, y llena nuestras almas con Su gracia, debemos aprender vivir en Su Santa Presencia y hacer la voluntad de Dios compartiendo Su amor perdonador con los que nos rodean. Siendo conscientes de su presencia en la Biblia, en los sacramentos y en la comunidad de adoración, necesitamos escucharlo y hablar con él. Necesitamos aprender a ser servidores. Dado que Cristo era un Rey en servicio, se nos invita a ser sus ciudadanos leales prestando un servicio humilde a los demás y compartiendo la misericordia y el perdón de Cristo con los demás. Necesitamos usar nuestra autoridad para apoyar el gobierno de Jesús. Esta fiesta es una invitación a todos aquellos que tienen poder o autoridad en el ámbito público o privado a usarla para Jesús dando testimonio de Él por la forma en que vivimos. Se espera que los padres utilicen la autoridad que les ha dado Dios para educar a sus hijos en los ideales cristianos y en las formas de una vida cristiana comprometida.

Sinceramente suyo en Jesucristo Rey y Nuestra Señora de La Vang!

Reverendo Joseph Luan Nguyen,

 
 

List of bulletins 2020

November
March
February
January

2019
2018
2017
2016
2015

 

x