BOLETINES

 

Notas del Párroco

Domingo, Septiembre 25, 2022 

¡Queridos hermanos y hermanas en Cristo! 

Nuestro programa de Catequesis bilingüe parroquial, español y vietnamita, junto con la Escuela de Idioma Vietnamita y el Movimiento Eucarístico Juvenil Vietnamita han comenzado sus clases semanales. Nuevamente, invito a los pa-dres de familia a hacer su mejor esfuerzo para traer a sus hijos a clases y misa el fin de semana. Considere también ayudar a nuestros obispos a derrotar la Proposición 1 ya que esta Proposición 1 permitirá el aborto tardío. Regístrese para votar y proteger la vida en todas las etapas. Continúe siendo más generoso en sus donaciones semanales. ¡Que el Señor, por intercesión de Nuestra Señora de La Vang, bendiga a cada uno con ustedes con paz, amor y alegría! 

El tema de las lecturas de este domingo es la caridad. Advierten que el uso egoísta y extravagante de las bendiciones de Dios, como la riqueza, sin compartirlas con los pobres y necesitados, es un pecado grave que merece castigo eter-no. Las lecturas de hoy enfatizan la responsabilidad del Pacto de los ricos por los pobres, recordándonos la verdad de que la riqueza sin misericordia activa para los pobres es una gran maldad. Amós, en la primera lectura, lanza una po-derosa advertencia a aquellos que buscan la riqueza a expensas de los pobres y que gastan su tiempo y su dinero solo en sí mismos. Él profetiza que esas personas ricas y autoindulgentes serán castigadas por Dios con el exilio porque no se preocupan por sus hermanos pobres y sufrientes. El Salmo alaba a Yahvé, que cuida de los pobres. En la segunda lectura, Pablo nos amonesta a "buscar la justicia, la devoción, la fe, el amor, la paciencia y la mansedumbre" - objetivos nobles en una era de desilusión- en lugar de las riquezas. En el Evangelio de hoy, Jesús nos da una advert-encia, señalando el destino del hombre rico que descuidó su deber de mostrar misericordia al pobre Lázaro. El hom-bre rico fue castigado, no por tener riquezas, sino por descuidar las enseñanzas de las Escrituras de tener en cuenta a los pobres. 

Todos somos lo suficientemente ricos para compartir nuestras bendiciones con los demás. Dios nos ha bendecido a cada uno de nosotros con riqueza, salud, talentos especiales, poder social, influencia política o una combinación de muchas bendiciones. La parábola nos invita a compartir lo que se nos ha dado con los demás de varias maneras en lugar de usar todo exclusivamente para ganancias egoístas. Necesitamos recordar que compartir es el criterio del Juicio Final: Mateo (25: 31ss) nos dice que las seis preguntas que Jesús nos hará a cada uno de nosotros cuando venga en gloria como nuestro juez se basan en cómo hemos compartimos nuestras bendiciones de él (comida, bebida, hogar, misericordia y compasión), con otros. Necesitamos tratar a los no nacidos como a nuestro hermano/hermana, Lázaro. El Lázaro del siglo XXI es también nuestro hermano y hermana por nacer. Muchos de estos bebés son brutalmente ejecutados en el vientre de sus madres. Sus gritos por una oportunidad de vivir son rechazados 4400 veces al día en nuestro país. El hombre rico fue condenado por no tratar a Lázaro como a su hermano. También seremos condenados por nuestro egoísmo si no tratamos a los no nacidos como a nuestros hermanos y hermanas. 

¡Sinceramente suyo en Jesucristo y Nuestra Señora de La Vang! 

Reverendo Joseph Luan Nguyen, Párroco 

 

 
 
 
 
 

List of bulletins 2022

September

August

July

June

May

April

March

February

January

2021
2020
2019
2018
2017
2016
2015

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

x