BOLETINES

 

Notas del Párroco

Domingo, 22 de mayo de 2022 

¡Queridos hermanos y hermanas en Cristo! 

Nuestra parroquia acaba de tener una maravillosa Misa de Confirmación de nuestros Estudiantes de Confirma-ción. Quiero expresar mi agradecimiento especial a la hermana Thu Huong, Paola Flores y los equipos de Con-firmaciones que han trabajado tan duro para nuestros estudiantes de Confirmaciones. Espero que nuestros estu-diantes continúen asistiendo a misas y orando con sus familias. Continúe apoyando PSA 2022 y nuestro nuevo proyecto de construcción parroquial y el Santuario de Nuestra Señora de La Vang. ¡Que el Señor, por interce-sión de Nuestra Señora de La Vang, bendiga a cada uno de ustedes con paz, amor y alegría! 

Las lecturas de hoy nos muestran los efectos de la presencia permanente de Dios en Su Iglesia y de Su morada en cada uno de nosotros. La primera lectura, tomada de los Hechos de los Apóstoles, nos cuenta cómo la mora-da del Espíritu Santo en la Iglesia ayudó a los apóstoles a resolver un importante problema doctrinal acerca de la conversión de los gentiles al cristianismo, que sacudió los cimientos mismos de la Iglesia primitiva. La se-gunda lectura, tomada del Libro del Apocalipsis, describe a la Iglesia como la Jerusalén Celestial, ciudad unida en el amor, con Jesús victorioso residiendo en ella y en cada uno de sus miembros, reemplazando la santa pre-sencia de Dios en el Lugar Santísimo. en el Templo de Jerusalén. El pasaje del Evangelio nos recuerda que el Espíritu Santo, que habita en nosotros, es nuestro maestro y la fuente de toda paz. El pasaje ofrece una visión de esperanza. Jesús promete a sus seguidores que el Espíritu Santo vendrá y los instruirá en todo lo que necesitan saber. 

El mensaje para que reflexionemos en este domingo es que debemos ser conscientes de la presencia permanente de Dios dentro de nosotros. Vivimos en el Nuevo Pacto de Jesús, enfrentando diariamente la incertidumbre, el conflicto y las tentaciones. Es la presencia permanente de Dios dentro de nosotros lo que nos permite enfrentar el futuro con esperanza imperecedera y verdadero coraje cristiano. Sin embargo, para poder recibir sus dones, es necesario que cada día dediquemos un poco de tiempo a la oración personal hablando con Dios y escuchán-dolo. Debemos profundizar nuestra relación con Jesús, aprender a ponernos en contacto con él y amarlo since-ramente. Cuando escuchamos al Espíritu Santo, conoceremos Su plan para nuestras vidas y Sus soluciones a cualquier problema que enfrentemos. Seremos capaces de amar a nuestros semejantes y habrá un núcleo de paz dentro de nosotros. El Espíritu Santo, a quien el Señor resucitado pidió a su Padre que enviara sobre su Iglesia, nos impulsa a acudir a sus Sagradas Escrituras en busca de apoyo y aliento, nos permite aprender las verdades divinas y siempre nos concede su paz. El Espíritu Santo nos enseña a través de las Escrituras y la predicación durante la Santa Misa. Jesús nos ama y viene a nosotros en Comunión. Cuando termina la Misa, salimos en la paz de Cristo, todo esto bajo la guía del Espíritu Santo. 

¡Atentamente en el Señor Resucitado y Nuestra Señora de La Vang! 

Reverendo Joseph Luan Nguyen. Párroco 

 
 
 
 
 
 

List of bulletins 2022

May

April

March

February

January

2021
2020
2019
2018
2017
2016
2015

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

x